Diseño

Día Mundial del Sueño: La cama española de todos los futbolistas

El segmento de las camas artesanales tiene un nuevo competidor. Hogo crea una burbuja que aísla de los campos electromagnéticos y, según un estudio de la Universidad Complutense, reduce la edad biológica. Algunos deportistas de élite la usan.

Decía Calderón de la Barca que la vida es sueño. Sin embargo, cada noche nos arrojamos a los brazos de la cama, cerramos los ojos y nos entregamos a encontrar un descanso satisfactorio. No siempre con éxito.

La necesidad de descansar martilleaba a Marino Cid (Madrid, 4 de enero de 1982). Estaba en la veintena y no conseguía conciliar el sueño. Cuando lo hacía no desconectaba lo suficiente y empezaba los días sin fuerza y con molestias en el cuerpo hasta que, «después de probar todo tipo de camas y colchones, di con un sistema que afortunadamente me cambió la vida». Cuenta el madrileño que, después de probar las camas Hogo, fabricadas artesanalmente en Granada, se levantaba «no sólo descansado, sino con laspilas cargadas. A tope para empezar el día». Su flechazo fue tal que después de instalarlas en su casa, adquirió la patente y se alió con Juan Alfaro para, juntos, dar a conocer a todo el mundo este sistema nacido para ser «la próxima revolución en el descanso«, tal como se jacta Cid.

Para completar la experiencia de un sueño reparador, cuando se adquiere un sistema de descanso Hogo, el cliente recibe un juego de sábanas blancas confeccionadas en algodón egipcio certificado, que garantiza la suavidad y la durabilidad del tejido. Se confeccionan también en Granada y están valoradas en 2.000 euros.

Hogo es el soporte perfecto para entregarse a los brazos de Morfeo, pero hay más. Las personas que descansan en esta cama, rejuvenecen. Así lo avala un estudio realizado a 30 voluntarios en el departamento de Genética, Fisiología y Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid, que ha demostrado que este sistema de descanso ralentiza la edad de envejecimiento y disminuye la edad biológica de las personas en una media de 15 años. «Los resultados del estudio son realmente positivos y alentadores. Los datos demuestran que, sin necesidad de hacer grandes modificaciones en el estilo de vida, es posible tener una mayor longevidad saludable«, explica la catedrática Mónica de la Fuente, que ha liderado el estudio. ¿Cómo es esto posible? «Esta mejora en la calidad del sueño, que se extiende a la calidad de vida, se consigue protegiendo el cuerpo de la nociva contaminación electromagnética y ofrece para el descanso un espacio libre de emisiones, químicos y componentes artificiales», detalla Marino, en cuyo DNI se refleja que ha nacido en 1982, pero, por el efecto de la cama, hoy su edad biológica corresponde a 1993.

Regulador de melatonina

Tener un buen descanso durante la noche, considerando más la calidad que la cantidad de horas de sueño, es fundamental para la salud. Durante ese periodo nuestro organismo produce los compuestos necesarios para que funcionemos adecuadamente al despertarnos, se fortalezca nuestra memoria y se ponga en hora nuestro reloj biológico. Entre esos compuestos está la hormona melatonina, que se genera durante el sueño y es un excelente antioxidante. Desde Hogo aseguran que «descansando en este sistema cada noche se regula la melatonina de manera natural», tal como afirma Marino Cid, al frente del área ejecutiva de la compañía.

A una estructura y colchón minuciosamente estudiados se les suma una novedosa fórmula: la de crear un lugar libre de contaminación electromagnética. Es decir, ofrece para dormir un espacio cómodo, seguro y libre de ondas y radiaciones. Un concepto para el descanso que, para la catedrática de Fisiología Mónica de la Fuente, Hogo tiene ventajas para la salud: «Al mejorar el sistema inmunitario y disminuir el estrés oxidativo favorece una velocidad de envejecimiento más lenta, lo que permite alcanzar una longevidad saludable».

Nuevas tecnologías para el mundo del descanso

Máximo descanso

Detrás de la compañía. El empresario Marino Cid (de pie a la izqda) adquirió la patente de Hogo y se asoció con Juan Alfaro, encargado de la parte estratégica de la compañía.

Su tecnología «con una fórmula secreta que sólo conocen dos personas en el mundo», como matiza Cid, «está formada por una malla de grafito y plata que rodea la cama y se conecta a una toma de tierra generando una burbuja natural con la que se ayuda al organismo a eliminar la contaminación electromagnética acumulada durante el día a la vez que le aísla de ella. Somos la tecnología antitecnología, queremos que por la noche se vuelva al modo de descanso natural».

Dispositivos como las líneas eléctricas, teléfonos móviles, wifi, bluetooth, Internet sin cables y otras fuentes de exposición generan entornos con contaminación electromagnética en nuestros hogares, un factor que influye de forma silenciosa y deja muchas veces secuelas en nuestra salud. «El uso de aparatos que aumentan nuestra exposición a campos electromagnéticos se ha magnificado de manera exponencial. La mayoría de los estudios destaca una relación entre dichos campos y el riesgo de muchas patologías. Además esa exposición puede producir alteraciones en la reproducción, en el sueño y generar fatiga y malestar general. La exposición que tenemos diariamente a los campos electromagnéticos supone un aspecto científico que, aunque poco investigado, podría explicar en parte la pérdida de salud y el envejecimiento acelerado que experimentan muchas personas», argumenta De la Fuente.

En Hogo garantizan tener la solución para ese problema, al menos durante el momento de descanso, que se basa en las capas de grafito y plata de los colchones. «Cuando el cliente adquiere uno, se realiza un test de radiofrecuencia en la habitación. El aparato es sensible ante las señales electromagnéticas. Pero cuando se acerca el medidor a la cama, se silencia, porque no encuentra nada. Este sistema de descanso es como una burbuja», cuenta Juan Alfaro sobre este método de descanso que se recomienda instalar con la cabeza en el norte, según los principios del feng shui.

Garantía

Madera de haya, lana merina, fibra de coco, cashmere y algodón orgánico son algunos de los materiales que se usan, cuyas partes se ensamblan a mano.

Cuando se apuesta por esta cama, que requiere un tiempo medio de fabricación de dos meses, al usuario se le hacen unos exámenes para conocer su edad biológica y se repiten al tiempo de haberla adquirido. «Si en dos meses no mejora la calidad de vida, garantizamos la devolución del dinero», insiste Cid. Una promesa firme ante una cifra nada desdeñable, ya que el precio medio de cada Hogo es de 35.000 euros. Próximamente equipará las villas del Bless Hotel de Madrid y ya ha conquistado a empresarios y deportistas de élite, como a los futbolistas Ibai Gómez [del Athletic Club] o Marcos Llorente [centrocampista del Real Madrid], quien ha declarado que para estar en forma, además de férreas sesiones de ejercicio y una alimentación muy cuidada, duerme nueve horas sobre esta cama inteligente.

Los aspectos que debes tener en cuenta para comprar un colchón

Este elixir de juventud se fabrica en Granada. En un polígono industrial de las afueras de la capital andaluza, las manos expertas de la familia Mora producen 60 unidades anuales y este año esperan fabricar 250 sistemas de descanso, todos compuestos con materiales naturales «que permiten un mantenimiento de la temperatura y humedad que nuestro cuerpo necesita», tal como detalla Marino.

El somier está fabricado con madera de haya procedente de bosques sostenibles de Rumanía, «un material flexible y resistente que se adapta a la forma del cuerpo y a su peso. Se lamina para darle más durabilidad y resistencia. Las lamas se barnizan a mano con resina y, como no llevan secantes artificiales, el secado es más lento que con otros métodos. Intentamos utilizar la mínima maquinaria industrial posible para personalizar el producto en función del peso y la altura de cada cliente», relata Gregorio Mora, gerente de la fábrica en la que trabajan nueve personas.

La personalización es clave. Como corrobora Cid, «cuando se adquiere el sistema de descanso se mide a los usuarios y se adaptan las lamas según la curvatura lumbar de la espalda». Y encima de las lamas, el descanso se garantiza con materiales exclusivos, como lana merina de pasto controlado «para que la hierba que coma no tenga herbicida ni pesticida, que se refleja en la calidad y que nosotros descamamos y la lavamos sin productos químicos», matiza Mora, fibra de coco para aislar y absorber la humedad, látex natural y grafito «capaz de absorber todas las radiaciones» y plata pulverizada que se impregna en el hilo del tejido de la malla que ayuda a eliminar las radiaciones acumuladas durante el día por la toma de tierra. El resultado es una pieza de 120 kg concebida para el descanso y, según aseguran, quitarnos unos años de encima.

Madera de haya, lana merina, fibra de coco, cashmere y algodón orgánico son algunos de los materiales que se usan, cuyas partes se ensamblan a mano.

 

[fuente original: expansion.com]

Etiquetas
Ver más

Juan Carlos

Mi nombre es Juan Carlos y durante muchos años he trabajado como comercial de colchones para grandes marcas, desde marcas españolas e incluso alguna americana. La idea de abrir este blog "Comprar Colchón Barato" es compartir un poco la experiencia que he tenido y continúo teniendo durante estos años con los diferentes modelos y tipos de colchones que existen en el mercado.
Close
Close